domingo, 27 de octubre de 2013

La Sociedad Anónima Cros y el cargadero de Campañó

En esta reciente entrada vamos a hablar de una empresa que durante muchos años estuvo ligada al desarrollo del ferrocarril de la zona pontevedresa y de buena parte de la geografía penínsular, se trata de la sociedad Cros, popularmente conocida como "La Cros". pero antes de comenzar con el cargadero que nos afecta vamos a realizar un breve repaso a la historia de esta compañía para después finalizar en las empresas que compartieron el cargadero que nos ocupa.

Un poco de historia: el nacimiento y crecimiento

Nuestra historia comienza en 1814 cuando Juan Francisco Cros, rico miembro de la misma familia oriunda de Montpellier y Cataluña abre en la localidad de Sants, próxima a Barcelona una fábrica de productos químicos que abastecía a la incipiente industria de la zona, el negocio tuvo bastante éxito gracias a la introducción de las cámaras de plomo para producir ácido sulfúrico, producto muy demandado en aquel momento  con el paso de los años, a este producto se le fueron añadiendo otros mas diversos pero que nunca se alejaron de la dirección inicial. 
En 1866 toma el mando de la pequeña empresa el nieto del fundador, Amadeu Cros, uno de los principales protagonistas de nuestra historia. El señor Amadeu continua en un primer momento con la linea general pero a partir de 1872 las cosas empiezan a cambiar con el traslado de la fábrica a Badalona, lugar que le permitía entre otras cosas la cercanía a la entonces novedosa linea de ferrocarril de Barcelona a Mataró. Los terrenos de su nueva fábrica se encontraban a pocos metros de esta línea y del mar, otro de los factores decisivos en el crecimiento de la empresa.
Típico anuncio de los años 20 en el que la firma publicitaba
 sus abonos. Fuente: Colección de Getty Images

A finales del siglo XIX la dirección de la empresa realiza un giro radical a su linea de producción, pasan de ser suministradores de la industria catalana a fabricar abonos para la agricultura a nivel español con nuevos productos como el "superfosfato", rápidamente el negocio creció abriéndose almacenes de la compañía en ciudades como Albacete, Alicante, Bilbao, Granada, Motril, Sueca y Valencia. Debido al tamaño y al volumen de ventas en 1904 la empresa familiar se torna en Sociedad Anónima con capital distribuido en acciones de las cuales el máximo propietario era Amadeu Cros que mantuvo el mas alto cargo de la empresa. Poco tiempo después en 1907 la nueva sociedad abre su segunda fábrica en Alicante, en 1908 una en Sevilla y en 1916 otra en Santander, el propósito era claro, crear centros de producción que acercasen sus productos a los cuatro puntos cardinales del España.

Vista parcial de la planta de O Burgo (A Coruña) inaugurada en 1931 con un corte de vagones cerrados dentro del haz interno de la empresa y una de las cintas transportadoras a los silos. Fuente: Fondo Buxa.

Con el estallido de la Gran Guerra el cierre de la frontera a las importaciones hizo que las ventas de la compañía se disparasen alcanzando los primeros puestos a nivel nacional, pero existía una compañía que le iba a la zaga, se trataba de la Unión Española de Explosivos (en adelante UEE) fundada en 1896 que aunque se encontraba especializada en explosivos también mantenía una linea de productos químicos 
Vista de la derivación de Cros en O Burgo en torno a los años 50.
Fuente: La Opinión de Coruña.
La situación entre guerras fue de gran comodidad para la sociedad Cros que no redujo sus beneficios, era una de las empresas destacadas de la Bolsa de Madrid y como ya comentamos solo tenía un rival. Con el comienzo de la Guerra Civil Española la dirección de la Sociedad se trasladó a Burgos quedando sus fábricas divididas entre los dos bandos, con la guerra ya finalizada se retomó la producción que descendió vertiginosamente ante la escasez de productos de cualquier tipo, sin embargo los precios altos de las escasas ventas mantuvieron los beneficios de la compañía. 
Típico recibo expedido por la compañía a pequeños
compradores. Fuente: todocolección.


En la posguerra la sociedad anónima Cros aumentó sus contactos con UEE, en cierto modo estaban condenadas a entenderse, durante estos años iniciaron planes conjuntos que acabaron fraguando en la creación de Proquiber (Productos Químicos Ibéricos) en 1947, sociedad compartida entre las dos e iniciada para repartirse mercados y señalizar zonas de influencia (ya lo veremos pero Proquiber fue una de las titulares del cargadero de Campañó).
Durante los años 50 la colaboración aumentó exponencialmente, en los 60 comenzaron los primeros planes de fusión de las dos compañías que no se materializó por razones de ambas direcciones de empresa. En 1969 UEE se fusionó con Explosivos de Río Tinto (ERT) y a partir de aquí comenzaron las dificultades.

La Cros, un gigante que se tambalea.

La fusión entre UEE y ERT supuso un duro golpe para nuestra sociedad, ya que el grupo que salió de la fusión se convirtió en el mas importante de España llegando a quintuplicar la producción de Cros, firma que además tuvo que aguantar la entrada en su capital de un grupo griego y de la creación por parte del Estado de Enfersa (Empresa Nacional de Fertilizantes SA) en 1973, por aquellos momentos el sector de los fertilizantes ya se encontraba un tanto enrarecido debido a la excesiva presencia de competidores y al progresivo decaimiento del sector agrario debido a la falta de rentabilidad, problema que aun hoy en día sigue pendiente de ser resuelto.
Ante esta situación en la década de los 80 comienzan las comunicaciones entre ERT (que agrupaba a la misma y UEE) y Cros. De aquella no todo pintaba bien en la competencia, la deuda de ERT se disparó durante la década, así entre 1988 y 1989 se produce la fusión entre ambas compañías resultando el grupo ERCROS que aun existe a día de hoy.

Volviendo a Galicia

Vista actual del cargadero desde la aguja, de frente la
 antigua general, a la izquierda la derivación al silo
La estructura interna de Cros funcionaba de la siguiente manera: Primero existía una dirección afincada en Barcelona, donde existían unas oficinas generales de la compañía y después existían las denominadas como "Zonas comerciales". Cada zona comercial abastecía a su respectiva comunidad autónoma a través de las fábricas y almacenes del grupo en la zona, además para concretar la estructura existían delegaciones comerciales con 8 o 10 trabajadores que abarcaban cada provincia y que gestionaban sus respectivos almacenes. Esta estructura formal corresponde con el típico modelo de especialización geográfica, muy abundante en empresas grandes con unidades de producción  físicamente dispersas como es el caso de la empresa que tratamos.

Una vez explicada  de forma mas o menos resumida su historia y su estructura comenzamos con la situación en Galicia.
En Galicia la sociedad contaba con una fábrica en O Burgo, A Coruña desde 1927 (con su propio apartadero ferroviario) dedicada al tostado de piritas con las que se obtenía el ácido sulfúrico y una segunda fábrica, mas pequeña pero bastante similar en cuanto a estilo arquitectónico sita,  en Campañó (Pontevedra) inaugurada en 1954 y centrada ya en fertilizantes y abonos, además hacía las veces de almacén. 

Este complejo industrial que nos ocupa es la razón de ser del apartadero. Está situado dentro del término municipal de Pontevedra, a escasos 4 quilometros de la ciudad, en las denominadas como marismas del Alba, donde la Cros consiguió 25000 metros cuadrados de superficie tras drenar parcialmente las marismas salobres del río Alba. La finca lindaba por el Oeste con la antigua traza de la línea de Pontevedra a Vilagarcía que pasaba a escasos metros del reciento fabril (por lo que pronto se materializó un apartadero del cual hablaremos en las siguientes lineas), por el Sur y el Este se encuentran las citadas marismas que jalonan la parcela, y por el Norte se encontraba el acceso al recinto fabril, única zona de tierra compactada que tiene conexión con las nacionales de Vilagarcia y Santiago.


Visión de la zona interior del cargadero con una locomotora haciendo 
maniobras. También se observa la vivienda del factor de circulación.
Foto de Juan Carlos Martín Otero.
La planta contaba con una nave principal de planta rectangular donde se almacenaban los fertilizantes, por ello sus grandes dimensiones tanto en largo como alto, la nave está construida en hormigón siguiendo ejemplos de arquitectura racionalista industrial, tipica de la posguerra española. La construccion principal cuenta con techo en forma de bóveda de cañon atirantada, similar a las pequeñas naves laterales anexas. Por su interior hay constancia de que existió una linea de baldes de la cual no se conservan datos. Hoy en día en el interior existe un puente-grua para facilitar la manipulacion de cargas.  Al rededor de esta construccion principal giraban el resto de instalaciones, la vivienda del director sita al otro lado del camino que daba a la empresa, el gran depósito de agua, el edificio de los laboratorios, la garita del guardia, las viviendas de los encargados,  la grúa de hormigón para la manipulación de cargas (hoy en día solo ser conserva una, aunque hubo más, la báscula y edificios anexos que aun hoy en día se conservan con mas o menos fortuna. Todo el recinto está cerrado por una valla perimetral de hormigón enfoscado y al igual que todo el conjunto ofrece una imagen sencilla y espartana. 

El apartadero  que prestaba servicio a estas instalaciones estuvo compartido casi desde el inicio por tres empresas de las que ya hemos hablado, una, la principal que era la Cros titular de las instalaciones, además también compartieron la derivación la Unión Española de Explosivos y Proquiber ya en sus últimos años.

Como se deduce de la puesta en marcha de la fábrica desde un inicio los productos con que se le abastecía venían en trenes de Renfe que eran operados a modo de lanzaderas desde la cercana estación de Pontevedra, este tráfico se supone que era elevado ya que la propia empresa llegó a construir dentro del recinto una casa para el factor encargado del apartadero.

 Con el tiempo se efectuó una variante al trazado tradicional de entrada por Pontevedra que resultó en una pequeña modificación del apartadero, ahora los nuevos carriles se desviaban escasos metros antes de la planta quedando para su uso y disfrute parte de la antigua traza general paralela al recinto que durante años fue utilizada para estacionar tolvas y hacer maniobra. Así la configuración del cargadero ganó una  vía, ademas de una vía de culatón paralela a la general para evitar escapes de material y para hacer maniobras.

El apartadero original a pesar de estos cambios arrancaba desde una aguja en la antigua general, donde se bifurcaban dos vías, una que entraba directamente a la nave y otras dos que se derivaban a continuación y que accedía a un pasillo donde se realizaban las tareas de carga/ descarga.


Locomotora s.333 empujando las tolvas hacia el apartadero, a la
 izquierda la general Pontevedra- Vilagarcia, a la derecha el culatón
y al fondo el depósito de la antigua Cros, foto cortesía de Juan Carlos
Martín Otero.
Con el tiempo, y debido a las convulsiones del grupo ERTCROS las plantas de Coruña y Pontevedra finalizaron su actividad, pero en el caso de Pontevedra en 1976 nace la empresa "Complejo Industrial de Campañó sociedad anónima  en sus siglas CICASA que se haría con las instalaciones fabriles. Esta empresa satélite del grupo Ceferino Nogueira el cual cuenta con gran tradición en el vecino puerto de Marín acometió una serie de reformas, entre las cuales destacamos la construcción de un gran almacén cubierto aprovechando la nave principal, no sin antes derribar parte de las instalaciones que habían caído en desuso. 

Gracias a este puerto y a la actividad de este grupo comienza la segunda etapa de actividad de nuestro cargadero, ahora centrado en los cereales cuya descarga se realiza en las antiguas instalaciones, para ello se adaptó una de las vías de apartado donde a través de una vertedera bajo la vía unida a un tornillo sin fin se descargase el cereal que iba destinado a la 
exportación a través del puerto. Estas actividades se desarrollaron durante bastante tiempo como podemos atestiguar por las fotos de los tráficos desde diversos lugares como Sevilla, Castilla y también Francia. Por este apartadero desfilaron tolvas de maíz francesas y españolas, de Transcereales, Renfe, Sucran, Metransa, Ivexa, Sesostris...etc Estos tráficos solían ser muy puntuales, normalmente motivados por buenas campañas cerealeras en los lugares de origen de las tolvas, aun así Campañó también expidió trenes de cereal que se cargaban en el interior de la nave. Este cereal se descargaba de buques en el puerto de Marín desde donde se dirigía en camión a la nave para ser cargado en las tolvas destino la planta de Coren en Taboadela.
Detalle de la descarga en el apartadero con un tornillo
sin fin. Años 90. Foto de Juan Carlos Martín Otero.

El tren llegaba de forma diaria hasta el apartadero remolcado por locomotoras de la serie 333 y posteriormente por las reformadas 333.3 conocidas popularmente como "primas" y 15 tolvas para cereal vacías para ser cargadas de maíz normalmente aunque no se descarta que también se llegase a cargar otro cereal de forma esporádica.

Por desgracia este tráfico que tanto usaba el apartadero tuvo su fin en torno al año 2008 con el definitivo traslado de Cererail (empresa que hasta el momento llevaba a cabo la carga de las tolvas) al puerto de Marín aprovechando que el mismo puerto inauguró su propio ramal  ferroviario ( en breves tendrá su entrada en el blog), desde entonces existe un tráfico de cereal
Vista de la conexión del silo con el Redondela-Santiago.
A espaldas del fotógrafo se encontraba el puesto que
controlaba la derivación. Foto de Juan Carlos Martín Otero
que se carga en Marín y que tiene como destino la fábrica de Coren en Ourense. No obstante el complejo se sigue utilizando por parte de Cicasa para el almacenamiento, primero de madera con destino a la cercana fábrica de Ence en Lourizán y mas tarde de corteza de eucalipto utilizada en las calderas de biomasa también de dicha fábrica.


Esto es todo, espero que os haya gustado la entrada si encontráis algo que seria necesario matizar por favor no dudéis en comentarlo.

Agradecimientos:

Es de bien habidos ser agradecidos, este articulo está dedicado a Juan Carlos Martín Otero por su aporte fotográfico y por su inestimable ayuda a la hora de corregir los contenidos de esta entrada. 

Bibliografía:
  • http://www.sac.cat/ficha_fondo2.php?sitelang=ca&id=479&pagina=
  • http://www.sanjuandeaznalfarache.net/recuerdos/cros/cros.htm
  • http://sanchezgarrido.wordpress.com/2012/08/21/recuerdos-de-sociedad-anonima-cros/
  • Página oficial del grupo Nogar (ceferino Nogueira)
  • Fondo Buxa, Coruña.
  • Spanish Railway: http://www.spanishrailway.com/
  • Camisón Zornoza, C e Ignacio Dalmau, J. (2009): Introducción a los negocios y su gestión, Madrid: Pearson- Prentice Hall (cap 22)
  • García -Tenorio Ronda, J (2006): Organización y dirección de empresas. Madrid: Thomson (cap 5).


2 comentarios:

  1. Tanto hablar de la fabrica de Coruña y la Fabrica mas grande de la sociedad fue la de Badalona y aquí ni se comenta.

    Un antiguo trabajador de esa factoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Luis. No entiendo bien la crítica de tu comentario. Este artículo tiene como finalidad dar a conocer la historia de la planta de Pontevedra dentro del marco autonómico y nacional, por ello tan sólo realizo un esbozo de su situación e historia, digna de ser investigada más a fondo.
      Por otro lado si que cito la planta que se levantó en Badalona: "a partir de 1872 las cosas empiezan a cambiar con el traslado de la fábrica a Badalona, lugar que le permitía entre otras cosas la cercanía a la entonces novedosa linea de ferrocarril de Barcelona a Mataró. Los terrenos de su nueva fábrica se encontraban a pocos metros de esta línea y del mar, otro de los factores decisivos en el crecimiento de la empresa."

      Siento que este artículo no haya sido de tu agrado, por ello si puedes aportar algo más de información relacionada será agradecida.

      Gracias por comentar, Pablo Martínez

      Eliminar