El Directo, una línea "de cine"

Bien es sabido por todos la cercana relación entre el mundo del cine y el ferrocarril hasta tal punto que la primera película proyectada el 28 de Diciembre de 1895 por los hermanos Lumiére en Francia tenia entre sus protagonistas a un tren, desde entonces muchas de las películas mas famosas del cine internacional han tenido ambientes ferroviarios o su acción se desarrollaba a bordo de un tren, como en el caso del asesinato en el Orient Express, versión cinematográfica de la novela de Agatha Christie que llevaba el mismo titulo.
Vista del reciento de la estación, foto de Juan Carlos Martín Otero.
Si es que, todo hay que decirlo con una sensación de orgullo y alegría, el tren es de lo mejor que hay para rodar un película , sobretodo por su ambiente y esto es lo que pensaron dos directores en años relativamente lejanos. Quien iba a sospechar que una de las lineas mas postergadas de Renfe sería un sobresaliente plató de cine donde se mezclarían el drama, la comedia y el terror.

Un viaje a Peñalba del Monte

El año de nuestro señor de 2001 fue un año interesante en Galicia, todavía viviamos sin un Prestige en el horizonte y también fue el año de rodaje de la primera película (fuera de los artículos del NO-DO que databan de la inauguración en los 50) localizada en nuestro ferrocarril directo. En aquel año la olvidada estación de Ponte Taboada (tramo Ourense - Santiago) vería transformada su placa,
Bienvenidos a Peñalba del Monte.
Foto de Juan Carlos Martín Otero.
pasándose temporalmente a llamar "Peñalba del Monte", además se haría un lavado de cara general de todo el recinto de la estación, que ya se encontraba en bastante mal estado, se abrieron las puertas y ventanas, se colocaron carteles propagandísticos de época, maletas, báscula de los equipajes....etc como si fuera una estación de los años 30 pero sin duda la estrella ferroviaria de aquella película era el tren donde llegaba la protagonista. La composición estaba formada por la locomotora "mikado" 141F-2346 perteneciente a la ALAF a la que se le sumaban un par de vagones J-300.000 (uno en cabeza, y otro en cola) donde se llevaba el material necesario para la vaporosa y cuatro coches tipo Costa provenientes de la extinta MZA y que guarda como oro en paño el Museo de Madrid-Delicias. Para redondear la composición también se movilizó a la locomotora/tractor 308.025.6 para asegurar la tracción en caso de avería y también para trasladar la composición de la forma que en seguida veremos.

Este original tren como hemos dicho trasladaba a la protagonista y por lo compleja de la escena con gran numero de figurantes se
Vista de la composición encabezada por la mikado. Foto
cortesía de Juan Carlos Martín Otero.
necesitó simular varias paradas del tren en la estación. Como una vez echa la parada  y salida del tren este tenia que volver a entrar, pero el ir a invertir a la siguiente estación resultaba poco productivo así que encendían el 308 que hacia retroceder la composición desde las agujas del lado Ourense hasta las de Santiago para a continuación volver a traccionar la mikado las veces que hiciera falta. El resultado se puede ver en la película, de la que ahora adjunto más datos.


Un resumen sobre el film:


Vista actual de la estación de Ponte Taboada. Foto de 
Jose Ángel Reyes Gonzalez. Como vemos los elementos del
decorado fueron eliminados hace tiempo.
Producida en 2002 y dirigida por Imanol Uribe (quién también fue uno de los guionistas) esta película nos cuenta las vivencias de Carol, una adolescente de madre española y padre norteamericano (piloto de combate de las brigadas internacionales en el conflicto armado ) que viaja por primera vez a España con su madre allá por el año 1938 (en plena Guerra Civil). Cuando llega al pueblo materno, Peñalba del Monte, se encuentra con una familia materna que vive bajo el yugo de los convencionalismos reinantes y que oculta muchos secretos, pero Carol, de carácter un tanto rebelde se opone a la rigidez de la sociedad española del momento por resultarle todo completamente ajeno. La complicidad de algunos conocidos como Maruja, la sabiduría de su abuelo y su amor por Tomiche le abrirán las puertas a un mundo de sentimientos adultos que harán de su viaje un trayecto interior desgarrado, tierno, vital e inolvidable.

Otro concello, otro lugar:

Ahora nos remontamos al año 2011 en que entra en escena y nunca mejor dicho la estación de Silleda - O Castro. En aquel entonces anunciaban en la televisión el trailer de "Los lobos de Arga", por curiosidad no cambié de canal y para mi sorpresa encontré un patio muy familiar, muy ferroviario. Rebuscando en Internet una vez que la liebre había saltado encontré lo que buscaba, un patio amplio, rectangular y empedrado, cerrado en el fondo por una tapia de cemento con vanos para acceder a algo que parecía un andén, además también se apreciaba la planta baja de un edificio con una planta muy parecido al estilo del Directo, donde todas las estaciones tienen un diseño diferente pero con rasgos comunes, formando una identidad única y fácil de localizar.
Vista actual de la estación de Silleda, en su patio se 
gravaron algunas de las tomas. Foto cortesía de Pablo
Nieto Abad.
Las sospechas se fueron confirmando al tirar del hilo y  ver que la película había sido grabada en parte en Galicia, pero la confirmación vino de la mano de una entrevista al director del film, el señor Juan Martínez Moreno que afirmaba haber topado con la estación por casualidad y que esta se encontraba al lado de una aldea llamada Castro, castros hay muchos pero ninguno pegado al Directo salvo uno, que comparte estación con Silleda. La confirmación vino a través de fotografías e informes de la Xunta, Silleda es a día de hoy una de las pocas estaciones en estado de ruina junto con la de A Xesta (Pontevedra) y Boborás (Ourense) de todo el Directo, ya que recientemente gran parte de ellas han sido rehabilitadas (entre ellas Ponte Taboada). Esta singularidad fue hábilmente aprovechada para la grabación de esta película a caballo entre la zona santiaguesa y el concello de Silleda.


Un resumen sobre el film:


En 1910 en un pequeño pueblo de la Galicia profunda llamado Arga cae una maldición sobre el hijo de la malvada marquesa de Mariño, convirtiéndole en hombre-lobo en su décimo cumpleaños. Un siglo más tarde el ultimo descendiente varón de los Mariño, un escritor fracasado protagonizado por Gorka Otxoa (estudiante de medicina en Doctor Mateo) vuelve al pueblo pensando en que iba a ser nombrado hijo adoptivo de la localidad, pero los vecinos tienen otros planes. Si no es sacrificado antes del aniversario, una maldición aun mayor caerá sobre el pueblo.  Los vecinos preparan la oscura ceremonia no solo con el propósito de rehuir la maldición  sino también de librarse por completo del hombre-lobo que atenaza la región desde hace un siglo. Lógicamente el protagonista intentará salvar su vida.
Vista del andén, la estación se encuentra en ruinas. 
Foto cortesía de Pablo Nieto Abad.

Como nota contar que los Mariño es una de las antiguas familias nobles de Pontevedra, casualidad? puede ser. Aquí os adjunto un par de enlaces donde aparece el proceso de grabación de la película en la estación de Silleda y otras localizaciones:

  • http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/lobos-arga-galicia-una-las-protagonistas-pelicula/1139532/
  • http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/lobos-arga-galicia/1065125/


Agradecimientos:
Esta entrada no habría sido posible sin la colaboración de Pablo Nieto Abad, Juan Carlos Martín Otero y Jose Ángel Reyes Gonzalez quienes gentilmente me han dado acceso a sus archivos gráficos, sin duda son una buena forma de complementar las entradas.

Bibliografía: 
  • Ejemplar de La Voz de Galicia del  dia 06/01/2011.
  • Ejemplar del Faro de Vigo del dia 03/02/2011.

Física en el ferrocarril: Desvío de aguas en el ffcc Zamora - A Coruña

Bajo este pomposo nombre recojo las experiencias vividas una tarde dedicada a la fotografía en la salida de la estación de Vedra-Ribadulla (provincia de A Coruña, Directo Zamora- A Coruña). 
Aquel día me dispuse a hacer un par de fotografías al tren turístico de lujo "Al Andalus" a su paso por esta bonita zona, donde quiso la casualidad que encontrara una infraestructura relacionada con la vía que a mi entender, nunca ha tenido el protagonismo que merecía, y no por falta de interés desde los aficionados al ferrocarril y diversas agrupaciones (veréis a continuación como la física irrumpe en las obras de la linea) sino casi me atrevería a decir, por el abandono y olvido de esta línea, llena de infraestructuras tan notorias como el viaducto de Gundián o los túneles del tramo zamorano y que en muchos casos no reciben todo el protagonismo que deberían.

Vista del terreno en cuestión, fotografía tomada desde la estación 
de Vedra mirando hacia Santiago, al fondo, tras librar la aguja de la
general y entre la vegetación se encuentra el manantial. Foto cortesía
de Jose Ángel Reyes.
Pero volviendo otra vez a la salida de Vedra allí me coloqué en el borde de un camino dispuesto a hacer las fotos encima de una tapa de alcantarilla hecha de hormigón y carcomida por los años, al principio no le di importancia pero, cuando se acercó la hora aparecieron por el lugar un grupo de paisanos,  de los cuales uno me comentó que tuviera cuidado, que podía ceder y mojarme, intrigado le pregunté como podía ser eso, y señalándome una arqueta idéntica justo al otro lado de la vía vi la solución. 
Para explicarlo todo mejor, vamos a hacer un inciso breve sobre la geología del terreno y la distribución de capas del subsuelo orientado sobre todo en la zona gallega. 
Ejemplo de canalización prevista inicialmente, en este
caso se respetaba el gálibo así que se mantuvo. Linea
Pontevedra - Vilagarcía. Foto cortesía de Juan Carlos
Martín Otero.
Como todos hemos estudiado en la escuela, los manantiales son conductos naturales de agua de lluvia. Esta agua se filtra en el terreno a través de grietas y de rocas porosas hasta cierta profundidad  donde aproximadamente el agua se encuentra con una capa de roca impermeable o simplemente la roca madre, que no puede traspasar y lógicamente escoge su camino natural, hacia un lado y hacia abajo, así son los manantiales, en este caso en la zona de Vedra nos encontramos con un terreno donde sorprendentemente  falta el granito en las cotas superficiales y abunda en cambio una mezcla de piedra sedimentaria y arcilla, lo que da a los taludes y desmontes un toque rojizo o anaranjado. Por esta razón, en el lugar donde me encontraba existía un manantial, regato, o regueiro (como se dice en gallego) que fluía justo por debajo del suelo, a un metro escaso de la superficie, por ello, cuando los ingenieros comenzaron con las mediciones a pie de obra se encontraron con el dilema de desviarlo, por donde?. 
Vista en Campomarzo de las dos pilas del
sistema Foto cortesía de Juan Carlos
Martín Otero.
Los ingenieros obviamente no podían construir un conducto elevado sobre el trazado para que circulase el agua ya que, por como estaba planeado el ferrocarril cortaría el gálibo de este y no pasarían los trenes, no era viable cambiar las características técnicas del trazado ni replantearse toda la obra por un simple manantial. Tampoco debían hacerlo fluir paralelo a la traza, un serio riesgo en época de intensas lluvias, ya que podría arrastrar el balasto y dejar la vía desguarnecida. Era hora de aplicar un par de fundamentos físicos para resolver el problema.

La solución propuesta consistía en hacer que el agua pasase por un conducto debajo de la caja de la vía y volviese a subir hasta su antiguo curso, lo fácil eran los dos primeros tramos, el de bajada del agua y el del paso bajo la vía, pero, como hacemos para subirla? 

El recurso habitual era y es utilizar una bomba para subir el agua pero es simplemente inviable si se tiene que hacer en todos los manantiales de la linea, además de un gasto innecesario en electricidad o gas-oil como veremos ahora, aquí es donde entran dos principios de hidrostatica.
En Hidrostatica se establece que la presión en un punto sumergido en liquido viene dada por el producto de la densidad, la gravedad y la altura respecto a la superficie. Para subir el agua era necesario que en la cañería existiese una presión  pero si no se puede conseguir de forma artificial, tendría que hacerse de forma natural, para ello, aplicaron este principio. Al hacer bajar el agua por un embudo que desembocaba en una cañería sensiblemente más estrecha se hacía que a media que el agua descendiese aumentase la presión hasta el punto de que ascendiese en contra de la gravedad una vez que habia pasado bajo la vía.
Vista del cargadero de Campomarzo, a la altura del coche motor del 
593 se aprecian las dos arquetas a un lado y otro de la vía para 
desviar un manantial. Foto cortesía de Juan Carlos Martín.

Otra forma de plantear este problema es a través del principio de los vasos comunicantes, utilizado desde hace siglos para surtir de agua a los pisos más altos de los edificios. Si se nos plantea una conducción abierta al exterior por la que pasa un liquido, este liquido alcanzará el mismo nivel en un lado que en el otro al cumplirse la ecuación de Bernoulli (si, esa que decía que las presiones a un lado y al otro tienden a igualarse y que se suele utilizar en hidrodinámica). 

Como se puede imaginar, esta no fue la primera vez que se toparon con el problema, ni fue la última, indagando he encontrado construcciones parecidas en otros puntos de la línea, como es el caso del cargadero de Campomarzo o en las cercanías de Ourense. Por eso de su importancia dentro del ferrocarril. Demos desde estas lineas la enhorabuena a los ingenieros que proyectaron este ferrocarril, el cual a pesar de no vivir su mejor época, aguanta las inclemencias meteorológicas.

NOTA DE REDACCIÓN:

De forma incomprensible las imágenes de Vedra que servirían de apoyo a esta modesta entrada han desaparecido, por lo que de momento publicaremos algunas de la infraestructura tomadas en Campomarzo por Juan Carlos Martín Otero, quien gentilmente me ha autorizado a ello. Agradecer también a Jose Ángel Reyes su aporte fotográfico.

 A espera de poder conseguir las imágenes de Vedra, desde aquí aprovecho para avisar, por favor, si alguien tiene imágenes de este sistema no dude en compartirlas.

Último post

Electrificaciones ferroviarias en Galicia y Asturias (II)

Nota del autor: después de unos meses de espera, por fin he podido terminar la segunda parte de este trabajo, espero que sea de vuestro agra...